Saltar al contenido
Portada » Blog » Presente y futuro de la publicidad directa

Presente y futuro de la publicidad directa

futuro de la publicidad directa

La publicidad below the line, es decir, aquella que se aleja de la creación y emisión de mensajes masivos para centrarse en un público objetivo determinado sigue demostrándose como una herramienta tan efectiva o más como la que ofrece la above the line, gracias a la eficacia de sis temas como el reparto publicitario a través del buzoneo, el reparto en mano, la pegada de carteles o el regalo de muestras, a tenor de lo últimos estudios realizados por profesionales del medio.

A diferencia de lo que muchos creen, al rechazar el alcance masivo en busca de aquel que realmente puede estar interesado en un producto o servicio, la publicidad directa ofrece unas tasas de efectividad sorprendente, sobre todo cuando se combinan con tras acciones tanto below the line como above the line.

No obstante, si algo está consagrando la publicidad directa en plena era digital es su capacidad para coexistir con la publicidad online gracias a las sinergias que se producen entre unas acciones y otras y al hecho de que permite abarcar distintos targets y conseguir efectos y sensaciones distintas en quienes reciben los impactos.

La necesidad de encontrar nuevos clientes, de fidelizar los que ya se tienen, de posicionarse en un mercado local y global al mismo tiempo, así como de hacer llegar el lanzamiento de un nuevo producto o servicio, una nueva promoción o una nueva satisfacción de una necesidad concreta, fruto del trabajo del equipo de desarrollo de productos hacen de la publicidad directa un medio necesario para muchos anunciantes.

Esto no significa que muchas firmas estén dejando de hacer publicidad en los medios tradicionales como la televisión, la prensa, las revistas o la radio, sino que ahora están moviendo parte del presupuesto que dedicaban a la publicidad ATL para llevársela a la BTL. Los motivos, aunque son muchos, son principalmente dos: La velocidad a la que ofrece resultados la publicidad directa y los bajos costes que esta supone.

A esto hay que agregarla la posibilidad que la publicidad directa ofrece a las pequeñas y medianas empresas, que no pueden realizar grandes inversiones en los medios tradicionales, igualándolas con las multinacionales a través de acciones de buzoneo o Street marketing en sus zonas de influencia. Y es que la apuesta por el buzoneo, el poming o el perching en zonas de influencia para determinados productos o servicios en busca de nuevos clientes y asentar lo que ya se tienen está fuera de toda duda.

Combinar publicidad directa con publicidad online

Después de echar un ojo a los últimos estudios sobre ambos tipos de publicidad todo apunta a que a la publicidad directa le espera una larga vida, eso sí, siempre y cuando se sepa actualizar a las nuevas necesidades, hábitos y costumbres de los nuevos consumidores, así como que aprendan a convivir elaborando estrategias personalizadas y creativas con las que vayan apareciendo en la esfera online. Ambas están condenadas a entenderse… y trabajar juntas en busca de la mayor rentabilidad para los anunciantes.