Saltar al contenido
Portada » Blog » Todo sobre la publicidad de respuesta directa

Todo sobre la publicidad de respuesta directa

Todos los tipos de publicidad tienen en común su objetivo de, en último término, promover la adquisición de un determinado producto o servicio. Para ello, en función de cada caso concreto y los requerimientos del anunciante, se utilizará un medio distinto.

Uno de los que más está dando que hablar últimamente es la publicidad de respuesta directa. Una técnica que trata de impulsar una determinada acción a través de una invitación o una orden, ofreciendo un buen número de ventajas como vamos a ver a continuación:

Esta permite la segmentación y la interactividad, así como la calidad de los impactos al dirigirse a una audiencia activa que accede a nuestra oferta. Ponerlas en marcha no requiere grandes inversiones contactando rápidamente con el público objetivo al que nos dirigimos y pudiéndose actualizar la información de manera casi instantánea.

Este es otro de los puntos fuertes, ya que permite obtener respuestas de forma inmediata por parte del consumidor siendo especialmente útil cuando se proporciona un medio a este para que transforme la acción en una compra ya sea a través de un enlace a una web, un teléfono o una dirección de un punto de venta físico.

Una desventaja que ofrece la publicidad de respuesta directa es que se trata de un tipo de publicidad en el que la ansiada la retroalimentación solo se puede medir durante un periodo de tiempo reducido. Los tiempos son los siguientes: La acción atrae a la clientela, la influye y la dirige hacia la compra de un determinado producto y servicio a través de un mensaje que indica una acción.

Este tipo de acciones se pueden llevar a cabo desde medios de comunicación tradicionales, como lo son los above the line televisión, radio, internet, prensa, revistas y también vía telefónica y de publicidad postal. Todos ellos tendrán en común el objetivo de que el consumidor se lance a realizar una acción en un momento concreto que favorezca una compra.

Ejemplos de publicidad de respuesta directa

Un ejemplo de este tipo de publicidad son los anuncios de televisión que ofrecen producto o servicios que no se encuentran en la tienda física, pudiéndose obtener únicamente a través de la empresa que vende a través de la televisión. En estos anuncios se pone una oferta limitada por tiempo o disponibilidad que solo disfrutarán los primeros en acercarse a ella.

Otro claro ejemplo de este tipo de acciones son las que ofrecen determinados establecimientos de restauración en los que las promociones que anuncian solo están disponibles en un determinado horario impidiendo que sea disfrutada en otro momento que el señalado por el establecimiento. Horarios que, además, no suelen coincidir con los de máximo ajetreo para los anunciantes.

Además, también forman parte de este grupo todos aquellos mensajes publicitarios que contienen invitaciones a probar determinados productos o servicios y que generen interés en el consumidor de cara a una posible compra a corto plazo. La tasa de efectividad que ofrece este tipo de publicidad la convierte en de lo más interesante para los anunciantes.