Saltar al contenido
Portada » Blog » Por qué apostar por el marketing directo

Por qué apostar por el marketing directo

beneficios del marketing directo

A pesar de la cada vez mayor apuesta en el marketing online el marketing directo, lejos de lo que barruntaban algunos gurús, no ha dejado de implementarse. Ni mucho menos.

Los motivos por los que tanto las empresas pequeñas y medianas como las multinacionales siguen apostando por las bondades del direct marketing no son precisamente pocas como vamos a ver a continuación.

Las principales ventajas del direct marketing

Medición directa:

Las acciones de marketing directo suelen ser personalizadas. De ahí la posibilidad de medir directamente la respuesta de todos y cada uno de los impactos emitidos en tiempo real. Esta característica, la de recibir datos cuantitativos y cualitativos en al instante, permite modificar, reforzar o suprimir algunos factores en busca de conseguir el objetivo marcado en el plan de acción.

Personalización:

Dicen todos los estudios relacionados con el marketing directo que no hay mejor forma de influir en alguien a quien se le impacta con una acción de publicidad y marketing que brindarle un mensaje elaborado expresamente para satisfacer sus necesidades. Esa personalización que ofrece el direct marketing es decisiva para influir en la decisión final de compra de un potencial cliente. En busca de dar en el centro de la diana los anunciantes y las agencias deben de trabajar codo a codo y de manera exhaustiva en la segmentación del target.

Busca al cliente:

A diferencia de lo que consiguen otras estrategias de marketing el directo no espera que sea el cliente el que acuda a uno tras emitir una acción determinada, sino que construye una acción ‘ad hoc’ para cada posible comprador de un producto o servicio. Es este característica la que convierte al direct marketing en uno de los más eficaces.

Fideliza más y mejor:

Al estar pendiente de todos los movimientos del mercado y de los cambios en los gustos y formas de consumo de los clientes reacciona más rápidamente a las necesidades, lo que consigue generar un fuerte vínculo entre anunciante y cliente. Un cliente satisfecho es un cliente que volverá… y que nos recomendará a otros nuevos.

Más interacción:

Dado que el feedback de los posibles clientes llega más rápido que a través de otras estrategias se propicia un intercambio de información más rápido y efectivo promoviendo la interacción entre empresa y cliente, lo que por otro lado es cada vez más valorado por los usuarios.

Mejores estrategias comerciales:

A diferencia de lo que sucede con otros tipos de acciones de mercadotecnia el marketing directo tiene un carácter inmediato que es, sin duda alguna, una ventaja a la hora de mejorar en distintos campos al anunciante. Una de las modificaciones que más se realizan sobre la marcha en función de los imputs recibidos por parte de los clientes es la estrategia de comercialización. Algo que a fin de cuentas acaba traduciéndose en una mejora de la efectividad de la comunicación comercial y, por ende, también de los ingresos de la compañía que hace uso de este tipo de estrategia de marketing.